La decena trágica fue un movimiento para derrocar el gobierno de Francisco I. Madero, de parte del sobrino de Porfirio Díaz, Félix Díaz y el general Bernardo Reyes y termina con el asesinato de Fráncico Madero y Pino Suarez.

Historia de la decena trágica

La desena trágica fue un movimiento armado que comenzó el 9 de febrero de 1913 y concluía con la rendición del entonces presidente Francisco I. Madero.

Por las calles de la capital se habla de un posible golpe de estado contra el entonces presidente Francisco I. Madero, y no era de extrañarse lo primero que hiso Madero al llegar a la presidencia fue desintegrar a todo el ejercito revolucionario que le apoyaba y protegerse con el ejercito nacional que aunque deberían de servir al presidente seguían teniendo tintes porfiristas pues fue la mano derecha durante el porfiriato.

9 de Febrero

Así pues el 9 de febrero de 1913 iniciaba otro movimiento armado con el mismo fin que los anteriores derrocar al gobierno en turno, durante la madrugada se levantaban en armas dos generales Manuel Mondragón y Gregorio Ruiz seguido por un grupo de cadetes de la escuela de Militar de Aspirantes de Tlalpan así como a la tropa del cuartel de Tacubaya, con dos objetivos muy claros el primero tomar palacio nacional y el segundo liberar a las principales cabecillas del movimiento el general Félix Díaz que estaba en la prisión de Lecumberri y el general Bernardo Reyes recluido en la prisión de Tlatelolco.

El mismo 9 de febrero fue tomado Palacio Nacional con el secretario de guerra Angel García Peña y el hermano del presidente Gustavo Madero, (Cabe mencionar que Gustavo ya estaba enterado sobre el golpe de estado y le había avisado a su hermano Francisco I. Madero y al general Lauro Villar mas maderista que cualquier otro) el general Lauro Villar tomo Palacio Nacional por la puerta trasera liberando al hermano del presidentes y al secretario de guerra.

Bernardo Reyes marchaba directo a Palacio Nacional con todos los hombres a su cargo para de una vez por todas tomarlo, sin embargo su plan no se pudo completar pues el general Lauro Villar fue informado y enviado a detenerlo, cuando los dos batallones se encontraron el general Villar insistió en que Bernardo Reyes y sus tropas regresaran las armas, Bernardo en su enojo y ganas de poder no cedió y perdió la vida al igual que 158 (estimadamente1) soldados de los dos bandos.

Tras haber fracasado en el intento de tomar Palacio Nacional las dos cabecillas del golpe de estado el general Félix Díaz y el general Mondragón decidieron tomar un edificio militar de municiones en la calle ciudadela que estaba custodiado por el ejercito después de un intercambio de balas lograron tomarlo y así fue como se hicieron de 27 cañones, 8500 rifles, 100 ametralladoras, 5000 obuses y veinte millones de cartuchos (aproximadamente2)

El presidente Francisco Madero que residía en el Castillo de Chapultepec, fue informado del intento de tomar Palacio Nacional, Francisco Madero se traslado a Palacio Nacional custodiado por el Heroico Colegio Militar en lo que se le conoció como la marcha de la lealtad, hubo un breve paro de la marcha pues un francotirador de los rebeldes intento dispararle. Al llegar al palacio mando al Mayor López Figueroa a ciudadela para negociar una paz, fue un intento malo pues fue capturado el Mayor y el ejercito de los leales se disperso.

Esa noche el general Victoriano Huerta fue nombrado mayor de la plaza de defensa por el presidente Francisco Madero a pesar de las objeciones de su hermano Gustavo, posteriormente el presidente se dirigió a hablar con el general Felipe Ángeles hombre de su total confianza y actualmente se encontraba luchando contra Zapata.

Así termina este 9 de febrero de 1913 con lo que parecía que ya había quedado borrado en la memoria colectiva, la guerra.

Fuentes

1-. Taibo II, Paco Ignacio (2009). Temporada de zopilotes. Planeta

2-. Taibo II, Paco Ignacio (2009). Temporada de zopilotes. Planeta